4 buenas razones para invertir en arte

IMG_6803

En un contexto económico lento y con ansiedad en cuestiones impositivas, es oportuno recordar a comienzos de este año algunas razones para invertir en un campo en el que España tiene un entorno muy favorable.

1.  Una inversión emocional

El arte es una “inversión emocional”. La adquisición de una obra de arte es, de hecho, un acto sobre todo, motivado por el placer, la energía, un impulso. El arte es una inversión física, no una inversión virtual. Probablemente es más agradable contemplar una obra de arte contemporánea en la mesa de tu sala de estar, sin embargo también, puede convertirse en una inversión inteligente y una buena introducción al mundo del arte. De hecho, desde la crisis de 2008, el sentido común tomó medidas sobre la economía “virtual” y sus excesos. Créditos de alto riesgo y otros productos inventados por efecto de palanca económica surrealista, ya no corresponde en absoluto a la realidad económica y física de bienes y servicios y aun menos al valor real.

Hoy en día, la oposición entre el valor físico y el valor virtual está muy presente en la mente de las personas y un buen ejemplo es el Bitcoin. Este es el síndrome de los “refugios seguros” como el oro, la plata,  el vino, el oro pero también obras de arte.

2. Oportunidades de mercado

El arte es una clase de activos en la que algunos sectores están actualmente infravalorados. Los fenómenos de las modas, por ejemplo, demuestran que actualmente algunos activos, como los muebles del siglo XVII y XVIII, tienen un precio muy bajo. Por el contrario, el arte moderno está experimentando espectaculares picos de precios, con registros históricos. Pero en cuanto a las inversiones, saber cómo encontrar bienes infravaloradas, con un alto potencial de crecimiento, es fundamental para la buena gestión de activos. El conocimiento profundo de este mercado y los consejos de profesionales permitirán, aprovechar oportunidades para quienes piensan a medio / largo plazo y que están dispuestos a esperar para obtener una ganancia: como en los otros mercados financieros, el impulso es decisivo. Es notable que, durante la crisis de 2007-2009, el índice Artprice Global continuó apreciándose, a pesar de una situación económica especialmente grave. Está claro que el mercado del arte nunca ha sido tan vigoroso como en 2018..

3. Una diversificación del patrimonio

El arte es un activo que te permite diversificar tu cartera. De hecho, el arte es una clase de activos desvinculada de otras clases de activos. Además, la inversión en obras de arte se puede facilitar en España, mercado floreciente, por la proximidad inmediata de muchos especialistas como en ALPHA MAYUSCULA (comisarios, galeristas, comerciantes, expertos) y fuentes de información que te asesorarán en la fase de adquisición, te ayudarán a administrar esta inversión a lo largo del tiempo (ventas parciales / totales, préstamo a galerías) y finalmente te asistirán en la venta, en el momento que consideres oportuno. Naturalmente, como con cualquier otro activo, el arte deberá ser objeto de una asignación de activos personalizada en el marco de un enfoque global del patrimonio y los objetivos del inversor-coleccionista, integrando y actualizando los parámetros legales y financieros.

4. Liberalización de las ventas en un marco de protección legal.

El comprador, puede actuar legalmente para cancelar la venta en caso de error sobre las cualidades sustanciales del trabajo o fraude. Una abundante jurisprudencia sobre este tema ya ha ilustrado que en tal caso, ciertas ventas pueden ser canceladas o las obras pueden ser devueltas a sus dueños, incluso si el Estado es el comprador o si las casas grandes lo han certificado. La Autenticidad es una especificidad muy Española en un contexto de liberalización de las ventas muy anglosajona.
IMG_6801
Para mas información, contacta con nosotros aquí.

Anuncios